¡PIRATAS! Los Auténticos piratas del Caribe (1 de 2)

"Desde Morgan hasta Barbanegra, Anne Bonny o Black Bart Roberts, los piratas que controlaron el Caribe también cautivaron la imaginación del mundo. En esencia, todo pirata, no importa lo implacable, violento o decadente que fuera su estilo de vida, se centró siempre en la libertad. Desafiando toda ley que no fuera la suya, los piratas persiguen una vida que les lleva a su destrucción. No era un estilo de vida que pudiera mantenerse mucho tiempo. Podían morir por muchas causas. La soga de un verdugo, un naufragio, una andanada o un duelo. Los piratas podían morir de muchas maneras. Creo que se daban cuenta de que no iban a tener una vida muy larga. Y tenían razón. Exaltamos a los piratas porque eran rebeldes, pero los piratas no eran como pensamos: no formaban un grupo igualitario a lo Robin Hood del mar. Los piratas eran asesinos, ladrones, personas que ignoraban las normas de la sociedad; eran, según una frase en latín de entonces, enemigos de toda la Humanidad. ¡Por una corta y alegre vida, muchachos!"

Como homenaje a la principal referencia de este juego de rol, comenzamos una serie de artículos sobre el mundo de los piratas.

Piratas ha habido siempre, desde que el hombre sabe navegar. Los había en la antigüedad, en el Mar Mediterráneo, y también los hay hoy en las costas de los países más pobres. Sin embargo, los que han cautivado la imaginación colectiva desde hace siglos son los que llevaron a cabo sus fechorías en el Caribe durante el principio del siglo XVII y hasta el primer cuarto del siglo XVIII.

Una buena forma de empezar a comprender este mundo de alegres truhanes es viendo la miniserie de dos capítulos "Los Auténticos Piratas del Caribe". Aquí os ofrecemos un resumen de los datos más jugosos del primer capítulo.

Durante los siglos XVII y XVIII los piratas del caribe saquearon miles de naves y docenas de ciudades. Su vida era el robo, el asesinato y la venganza. Sin embargo, sus hazañas fueron épicas, dignas de los relatos de ficción que los homenajean, pues las realizaron dotados de un gran coraje y una feroz peligrosidad, y por eso han atraído la atención del mundo.

En 1492 los españoles descubren América. Pronto esta tierra se convierte en la gran mina del Imperio español, de la que se extraen toneladas de oro y riquezas de toda clase: minerales y vegetales. Los ingleses llamaban a América "La Mina Española", pues era de dominio exclusivo español.


El Caribe no posee minas, pero sus islas son un punto de parada obligado en el viaje de seis a ocho semanas hasta Europa; aquí pueden abastecerse de agua y comida. Los españoles soltaron además ganado de toda clase en las islas, para que se reprodujera.

Hasta aquí llegaron los disidentes, descastados y criminales de Inglaterra, Francia y Holanda. Vivían en estas islas de lo que daba la tierra. Secaban tiras de carne en parrillas llamadas bucán, y de ahí recibieron su nombre de bucaneros: Los que preparan cecina. Claro, que no lo recibieron sólo por eso: Aparte de comerciar con esta carne seca también asaltaban barcos de vez en cuando. No hay que olvidar que se trataba, a fin de cuentas, de criminales.


Para los gobiernos de Inglaterra y Francia los bucaneros eran el arma perfecta para hostigar a los españoles. Se aprovecharían de ellos para conseguir nuevos territorios en el Caribe desde donde comerciar y enriquecerse. Así, se jugó una de las bazas políticas más abyectas y miserables de la Historia universal. En especial por parte de Inglaterra.

En 1654 Oliver Cromwell, Lord Protector de Inglaterra, decide conquistar la Isla de La Española. En Portsmouth se reúne una gran flota de ataque... pirata. Pero fracasan, y acaban conquistando Jamaica en su lugar. Port Royal se convierte en la capital de esta colonia inglesa, y también en una ciudad decadente de vicio y ostentación, donde los piratas tenían su base de operaciones y donde gastaban el fruto de sus robos en prostitutas y bebida. Los piratas son contratados para defender la isla y seguir atacando los buques mercantes españoles. Era mucho más barato para la corona inglesa decirle a los barcos ingleses: "¡Luchad contra los españoles y sacad provecho!"


Así surgen los corsarios ingleses y franceses: Piratas que trabajan con Patente de Corso. Un permiso especial del rey para atacar y saquear los barcos mercantes del enemigo. A cambio de que haya una parte para el rey y otra para el gobernador local, aparte de lo que se queda el propio Corsario y su tripulación. Era frecuente que el rey y el gobernador se llevaran una parte proporcional mayor que la del Corsario. Se solía capturar tanto la carga como el propio barco.

El Caribe se convierte en una zona fronteriza en el peor sentido del término: Los ingleses atacan también a los franceses y los holandeses se unen al expolio.


Henry Morgan era uno de estos miembros de la expedición original a La Española. En 1662 se convierte en capitán de barco y corsario. Se trataba de un miembro de la realeza inglesa, sobrino de dos generales ingleses. Se cree que sus dotes para el mando y el pensamiento estratégico los adquirió de ellos.


Lo que es seguro es que se trataba de un hombre extremadamente ambicioso y sin escrúpulos, que supo labrarse una reputación de luchador fiero y astuto comandante, capaz de atraer a cientos de piratas a su lado cuando los necesitaba. En 1668 es nombrado almirante de los bucaneros por el gobernador de Jamaica. Manda más de 15 naves y 500 hombres, pero la participación en los ataques es voluntaria.

Ataca Portobello, en el actual Panamá, el tercer puerto en importancia de las colonias españolas de América, y obtiene un sustancioso botín. No hay que olvidar que los bucaneros son asesinos expertos, violentos y aterradores, y así superan a la milicia local, muy superior en número y armas. Torturaron a la población que no había huido y mataron a muchos para que confesaran los escondrijos de sus riquezas. Hombres, mujeres y niños fueron torturados. Consiguieron más de 100.000 monedas. Se gastaron todo en una semana de vicio y locura, en bebida y prostitutas.

En agosto de 1670 ataca Panamá, un puerto del Pacífico, para lo que tiene que atravesar la selva primero. Esta vez cuenta con 2.000 bucaneros. Nadie más podía, ni pudo jamás, reunir a tantos. Sin embargo, esta vez los beneficios fueron muy inferiores, casi miserables, y se corrió el rumor, todavía sin confirmar a día de hoy, de que Morgan había amasado y escondido una gran fortuna, sólo para él.


¿Enterraban los piratas sus tesoros? No, por supuesto que no. Los piratas eran irracionales y caprichosos, pero no tanto. Preferían dividirse las riquezas entre sí, y luego gastarlas en bebida y mujeres. Al menos esta es la versión oficial de los historiadores.

Henry Morgan fue reclamado poco después a Inglaterra, acusado de piratería. El rey Carlos II, lejos de condenarle, lo nombró "sir" y gobernador de Jamaica. Murió apaciblemente en su cama en Port Royal siete años después, en 1688, con 53 años de edad.

En los años siguientes el Caribe se convirtió en un polvorín especialmente cruel de luchas y guerras. La Guerra de Sucesión española también tiene aquí muchas de sus batallas. En 1713 acaba la Guerra de Sucesión (llamada "Guerra de la Reina Ana" por los ingleses) con el Tratado de Utrech; por vez primera España reconoce "el derecho" de franceses, ingleses y holandeses a comerciar con el Nuevo Mundo.

De repente, los bucaneros se quedan sin trabajo. De repente, se les dice que lo que hacen está mal, es ilegal, y además se castiga con la muerte. Ya no son necesarios sus servicios, y quedan arrumbados a un lado de la Historia como juguetes rotos. Hombres rudos y crueles, expertos en combate marítimo, que no han hecho nada en su vida más que luchar y matar. Y beber y beber...


Y hablamos de unos 40.000 hombres.

La situación tenía que estallar por un lado u otro tarde o temprano...


El caribe se prepara para la mayor explosión de piratería jamás conocida.

La chispa estalla en 1715, cuando una flota de 11 galeones españoles transportando millones de monedas de oro y plata recién acuñadas se hunde en las costas de La Florida por culpa de un huracán. Los barcos de rescate no pueden llevarse todo el botín de una sola vez, así que guardan 350.000 monedas de plata en una isla cercana, solo con una guarnición de 60 hombres.


La oportunidad que esperaba un corsario veterano como Henry Jennings. Cuando se entera de lo que ha pasado reúne a un grupo de 300 hombres, todos antiguos corsarios. Así se convierten en piratas; no parece importarles. Atacan a los guardias y éstos huyen de inmediato.


Obtuvieron en una sola noche el equivalente a diez años de salario. ¡El sueño de un pirata!

Regresan a Jamaica como hombres ricos, pero no son bienvenidos. Los días de robar a los españoles se acabó. La piratería ya no es legal. Se ven forzados a huir a Nassau, un pueblecito de la isla de "Nueva Providencia", en Las Bahamas.


Este se convirtió en el nuevo refugio de los piratas del Caribe. Y ellos lo gobernaban.


Henry Jennings se retira aquí para vivir la buena vida.

La infame historia de Barbanegra se desarrolla en estas fechas. Edward Teach era su nombre, aunque es probable que no se tratara de su nombre real. Era un antiguo corsario que, como otros muchos, llegó a Nassau en busca de nuevas oportunidades como saqueador independiente. Es decir: como pirata.


En 1713 surge en el Caribe el triángulo comercial más lucrativo de la Historia, entre el Caribe, África y Europa. Era un área de gran crecimiento comercial. Eso significaba abundancia de barcos repletos de dinero y bienes fácilmente vendibles por altos precios. El azúcar se convierte en el producto estrella, tremendamente demandado en Europa, alrededor del cual gira toda la economía.


Y este ciclo de riqueza se ve acosado por muchos ex-corsarios que se han pasado a la piratería. Había muchos sitios para esconderse, entre islas y lugares pertenecientes a diversas naciones, y puntos de paso obligados por donde los barcos debían pasar, y donde por supuesto estaban los piratas esperando.


Sólo había que esperar sentado, tomar el botín y huir.


En 1717 más de 2.000 piratas se habían establecido en el Caribe.


Barbanegra se convierte aquí en el pirata más famoso de la historia. Medía casi dos metros de altura, y era agresivo como pocos; mandaba en su tripulación a base de intimidación. En 1717 aparece por primera vez en la Historia, sin que podamos rastrear su origen. Era el patrón de una balandra de Nueva Providencia, según documentos oficiales de la época. También era muy inteligente, y sabía leer y escribir, algo muy raro en su época.


El 28 de Diciembre de 1717 captura un barco mercante francés de 40 cañones, el Concorde, que bautiza como "Venganza de la Reina Ana", el barco que le haría famoso.

Lo capturó explotando la guerra psicológica: La balandra carecía de armas de importancia, y era superado en número por la tripulación enemiga, pero el arma más eficaz de un pirata es su capacidad para causar TERROR en sus enemigos, lo que consiguió a base de hizar su bandera para meterles el miedo en el cuerpo. Una reputación que se había creado gracias, entre otras cosas, a su aspecto de maníaco: alto, grande, armado, y con la cabeza envuelta en el humo de los cañones, parecía un loco sanguinario.

Fue el primer barco de una gran flota que superaba en tamaño de barcos y número a la de todos los demás piratas de su época: 4 barcos y 400 hombres.

Pero, en general, un capitán pirata sólo tenía autoridad en el combate. Todas las demás decisiones, como por ejemplo el rumbo a seguir, se tomaban por votación democrática. Los piratas eran el único grupo humano gobernado por una auténtica democracia en su época.


En Mayo de 1718 Barbanegra decide realizar un acto de piratería que convulsionará al mundo: Asaltar el puerto de Charleston.


Continuará...

Etiquetas:

0 comentarios:

Publicar un comentario

Diario: ¿Qué es?

El Diario es una bitácora de ayuda para el juego de rol "El Club de los Jóvenes Aventureros".

Se dedica a proporcionar ideas para aventuras. Se publicará toda clase de información que ayude a crear mejores y más emocionantes aventuras.

Vereis artículos de Historia y Geografía, enlaces, temas de Mitología, libros, cine, series... Incluso relatos, textos incompletos, fotos y mapas que podais usar para vuestras partidas.

Correo Electrónico:

club.jovenesaventureros@gmail.com

Jóvenes aventureros

La bitácora oficial del juego

  • Otro dibujante SENSACIONAL - Como ya dije en la anterior entrada, soy afortunado de contar entre mis amigos con excelentes dibujantes que han depositado en mí su confianza para realiz...
    Hace 7 años

Etiquetas